¿Cómo darle sentido a la soltería?

Todas las etapas en la vida de una persona son significativas ya que en cada una de ellas se viven momentos y situaciones que permiten el crecimiento de uno.

Muchas veces caemos en pensamientos tales como “¿por qué A MÍ me toca atravesar por esta realidad?”; “mis amigos no tuvieron que surcar  estos desafíos”; “lo que me toca es injusto y no debería pasar por esto”, y como los mencionados, muchos otros que en vez de potenciarnos nos hacen decaer y compararnos con el resto. Y es ahí cuando nos cegamos, abatimos en un pozo y en muchas ocasiones sentimos que no hay solución ni escapatoria. 

A veces olvidamos que cuando nos sentimos abajo o que las fuerzas no nos dan, en el último rincón y sin salida, lo único que nos queda es levantarnos y emprender la subida. Así es la vida. En este artículo, no se busca dar soluciones a problemas ya que cada situación es única; sino más bien, herramientas que sean un soporte, una muleta para todos aquellos hombres y mujeres que están siendo atravesados por esta etapa de “incertidumbre” llamada soltería. 

Como se dijo anteriormente, estamos en constante crecimiento y no sólo físico. Cada experiencia que franqueamos sean desafíos, problemas, relaciones interpersonales, trabajos, situaciones buenas y no tan favorables, todo eso y más nos permite fortalecer nuestra persona haciéndonos madurar. 

“Soltería con sentido” es lo que propone este artículo, y sí, con sentido, porque nada se vive porque sí. Muchas veces sucede que nos encasillamos en lo que no tenemos e imaginamos que nuestra vida sería perfecta si tuviéramos esto, o si viviéramos en cierto lugar o con ciertas personas y, esos pensamientos, -muchas veces- nos llevan a ser insatisfechos e infelices, porque en vez de mirar lo que si tenemos, las personas que nos rodean o las cosas que fuimos logrando con el correr de los años, enfocamos no sólo nuestro tiempo sino también nuestra energía en aquello que nos falta. 

La etapa que se menciona es rica en sí misma porque encierra un significado único, es tiempo de aprendizaje y desarrollo personal en cada una de nuestras dimensiones como seres humanos: social, espiritual, física, psicoafectiva, intelectual. Muchas veces no podemos manejar lo que nos toca vivir o por lo que tenemos que atravesar, pero si está en nuestras manos el “qué hacemos” con eso que experimentamos. 

Es importante prepararse para estar en una relación, obviamente que sí, pero no enfoquemos sólo este tiempo de soltería en ese objetivo. Miremos nuestro interior, nuestra persona con el fin de sacar lo mejor de nosotros, es posible que descubramos fortalezas que desconocemos. 

Conocerse es un desafío al que no todos se animan porque le temen, genera mucha incertidumbre. Perder el miedo a conocerse es el primer paso, y en el que se fundan los tips que se darán a continuación para vivir y no “sobrellevar” la soltería. 

  • Un buen punto de partida para el autoconocimiento es saber qué temperamento tenemos, a través de este link podes leer un poco más de que se trata el tema (https://losquelidos.com/cual-es-mi-temperamento-guia-para-conocerlo/). Como se describe en una parte del mismo “… es una tarea artesanal, dedicada, que requiere de un gran compromiso por nuestra parte, compromiso de asumir la acción de conocernos.” Es momento de comenzar a trabajar en nuestra escucha interior. 
  • Rodearse de personas, de relaciones que fortalezcan y principien nuestro bien. Al ser seres sociales, una de nuestras características y necesidades radica en establecer vínculos. Elegir bien a qué personas decidimos brindarles nuestro tiempo es fundamental. Rever nuestras relaciones y replantearnos seriamente si son aquellas las que nos potencian o estancan, es otro punto clave. 
  • Valorar las oportunidades que nos toca vivir sin pensar o fijar especulaciones en lo que no tenemos, idealizando escenarios posibles. Cada circunstancia es una oportunidad, ser agradecido con ello, “amar lo que soy y mis circunstancias”. 
  • Sanar heridas del pasado, de relaciones anteriores, familiares, buscar ayuda si es necesario con el fin de enfrentar aquello que sabemos que está y en ocasiones nos impide avanzar. 
  • Trazar objetivos a corto y largo plazo que sean realizables teniendo en cuenta toda mi persona, para ello es clave el autoconocimiento. Puede ser válido tener desafíos nuevos que nunca antes había realizado, siendo precavidos y cautelosos a la hora de ponerlos en práctica, ¡pero sin tener miedo a lo desconocido!
  • Proyecto de vida. Este tema es para hablar en un artículo aparte, sólo dejar estas preguntas que invitan a la reflexión, ¿sé realmente cuál es mi proyecto de vida?; ¿alguna vez me lo planteé?; ¿las acciones que realizo concuerdan con ese proyecto?
  • Recordar que estar soltero no es sinónimo de vivir en soledad. En este link pueden encontrar un artículo que abordar el tema de una manera profunda: https://losquelidos.com/soltera-y-sola/ 

Entonces, después de haber hablado desde diferentes perspectivas no podemos quedarnos con la idea fija y asegurar que la soltería es un tiempo de incertidumbre o una “sala de espera”, cada etapa de nuestra vida guarda un significado único, con oportunidades nuevas. 

Ser agradecidos con eso que nos toca vivir ya que siempre se puede aprender algo, valorando lo vivido y siendo partícipes protagónicos de lo que queda por vivir, de lo que queremos para nuestra vida. Ser claros y honestos con nosotros mismos permitirá ser claros y honestos con el otro. 

Este artículo fue escrito con notas personales, espero que el mismo sirva de aliento para quien lo esté necesitando, un impulso para levantarse y ponerse en marcha, nunca es tarde para volver a empezar. 

María Eugenia Gaffet

@euge.gaffet

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

artículos relacionados