¿Nuestro hogar habla de Dios? 4 claves para vivir la teología del hogar

En pocos días vamos a cumplir 5 meses de habernos casados y cuando nos comprometimos en agosto del año pasado, algo que nos hacía mucha ilusión desde el primer día era construir nuestro hogar. Nos ilusionaba y motivaba pensar en nuestra nueva rutina de esposos, cómo celebraríamos nuestra navidad, qué decoración escogeríamos, cómo se iba a ver nuestro cuarto, entre muchas más. Desde el momento en que despertaron todas estas ilusiones a la misma vez, nos preguntábamos qué era importante tener presente para que nuestro hogar fuera un espacio donde Dios habitara. 

En los momentos que empezamos a dialogar sobre esto, tuvimos la oportunidad de ir a un viaje con mis suegros, y sin darme cuenta, mi esposo pasó por una librería y me regaló de sorpresa un libro llamado “Teología del hogar: encontrando lo eterno en el día a día”. Este libro se convirtió en un regalo de Dios para irnos respondiendo esa pregunta que nos hacíamos.  

A continuación, en este artículo te compartiremos inicialmente qué es la teología del hogar y 5 claves para poder vivirla en ese lugar tan soñado llamado hogar. 

¿Qué es la teología del hogar?

La teología del hogar es un término que ha sido empleado para orientar a las personas a construir en su propio hogar un lugar de encuentro de Dios, donde desde lo más cotidiano que se vive en este espacio, cada detalle y experiencia sea una oportunidad para vivir un pedazo del cielo acá en la tierra.

Cuando nos referimos a lo anterior, analizando lo que se ha entendido como hogar en el mundo de hoy, existe un llamado urgente a poner a Cristo en el centro de nuestros hogares. Para nadie es extraño la realidad que nos rodea, donde hay tantas personas con temor o rechazo a construir un hogar, en ocasiones porque ni siquiera han vivido esta experiencia, pues han tenido experiencias familiares con rupturas. O también porque hay una tendencia a creer que ese espacio solo se llamará hogar cuando tengan todo lo que materialmente han soñado y tienen en el tablero de Pinterest. 

El llamado que nos hace Dios de construir y abrazar nuestro hogar desde lo que Él ha soñado, en ocasiones resulta contrario a lo que el mundo nos ha mostrado. Y es por eso comprender que nuestro hogar, independientemente si vivimos en una casa grande o pequeña, es una iglesia viva que nos brinda la oportunidad para santificarnos a nosotros y a quienes la visitan. Por alguna razón muchos santos en la Iglesia Católica y las escrituras han hablado de la importancia de ser familia y hogar. Hay una frase en especial de la Madre Teresa de Calcuta que es muy apropiada para acoger este tema. “Si quieres cambiar el mundo ve a tu casa y ama a tu familia”

4 claves para vivirla

  1. Ser mujer es un verdadero regalo.

Tanto hombres como mujeres estamos llamados a abrir nuestro corazón de modo que Dios habite en nuestro hogar, en nuestros pensamientos y acciones. Es por esto que Él mismo ha puesto en cada uno dones y talentos especiales que contribuyen a lo anterior. Enfatizamos en que ser mujer es un verdadero regalo porque desde sus características psicológicas, biológicas y espirituales, tiene la capacidad de gestar vida, velando por el cuidado y atención a los demás, y esto lleva a que nuestro hogar sea el espacio por excelencia donde esto se refleje 

  1. Detalles y espacios que inviten a la oración 

La vida de oración siempre será la base para cultivar una familia saludable donde Cristo sea el centro. Es importante que los esposos cultiven una vida de oración individual y también en familia, donde incluso los hijos puedan participar activamente de la vida espiritual. Procurar una vida de oración activa en casa implica desde lo más logístico, como tener espacios limpios y en orden donde se puedan disponer para este fin,  ubicando si es posible velas e imágenes religiosas que contribuyan a la oración y el recogimiento, hasta temas más profundos como la importancia de generar dinámicas familiares sanas que hablen de nuestra vida interior.

  1. Ser anfitriones

Que nuestro hogar sea una iglesia viva también nos invita acoger a nuestros invitados con amor, cordialidad y entrega, donde a través de nuestros actos podamos hablar que Dios es el centro de este hogar. Incluso, es el caso de muchas familias que tienen amigos no creyentes, y el hecho de invitarlos a  compartir en su hogar, es una forma de evangelización sencilla y cotidiana que tiene un gran impacto a muchas familias que necesitan de Dios. Relacionado con esto, vemos cómo el Papa Francisco nos ha llamado a que seamos una iglesia en salida y esto nos recuerda que nuestro hogar es un espacio abierto para que otros se sientan abrazados y acogidos por Dios.

  1. Lo cotidiano es extraordinario

De los puntos que más nos encantan de la teología del hogar es que cada uno de sus elementos los aterriza en la comprensión de que los hogares viven una vida cotidiana, donde habrán días con más desorden en casa, se pierden las medias o hay desacuerdos y discusiones. Que Cristo viva en nuestro hogar no invita a que sea un hogar perfecto, sino que todo lo cotidiano, desde lo visible y no visible, como preparar los alimentos, reparar el carro, sacar la basura y demás, sea vivido en clave de amor y de esta forma se vuelve realmente extraordinario.

Si has llegado hasta esta parte final del artículo puedes estar preguntándote por dónde empezar para incorporar en tu vida diaria cada una de las claves anteriores. Frente a esto, más que esforzarte con tus fuerzas humanas, permite que sea Dios quien con su gracia siga construyendo tu hogar, aunque sea imperfecto y con muchas luchas, tiene un anhelo de santidad que Dios muy bien conoce. En ocasiones el mundo nos ha invitado a buscar las respuestas afuera, en moldear nuestros hogares de tal manera que todo luzca perfecto, pero todo lucirá como Dios quiera que sea en la medida en que busques las respuestas dentro en tu corazón, en el de tu pareja y tus hijos, si es el caso. 

-Isa y Gary @volveraloesencial

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

artículos relacionados